No te comas el marshmallow ¡todavía! - Libro usado

No te comas el marshmallow ¡todavía! - Libro usado

$7.00 USD

Condiciones del libro: excelentes

Titulo No te comas el marshmallow ¡todavía! - Libro usado
Autor Joachim De Posada y Ellen Singer
Tipo 100 páginas
Fecha de publicación Feb 10, 2015

Condiciones del libro: excelentes

Arthur es un chofer que puede completar el crucigrama del New York Times en treinta minutos, analizar la economía de América Latina en media hora y calcular mentalmente cifras con más rapidez que la mayoría de las personas pueden hacerlo con una calculadora. Jonathan es tan inteligente como Arthur, es tan trabajador como él y tiene cientos de millones de dólares. Entonces, ¿por qué Jonathan está sentado en el asiento trasero de la limusina y Arthur es el chofer? ¿Qué separa sus niveles de éxito? ¿Qué explica la diferencia entre triunfo y fracaso? ¿Y qué significa eso para ti y para tus hijos?

La respuesta reside en un crucial estudio de la Universidad de Stanford. Se dejó solos un grupo de niños en un habitación, cada uno con un marshmallow, y se les dijo que podían escoger comérselo enseguida o al cabo de quince minutos, pero a los que esperaran se les recompensaría con un marshmallow adicional. Algunos se comieron su marshmallow al instante. Otros esperaron. Pero la verdadera importancia del estudio se reveló quince años más tarde, cuando los investigadores descubrieron que los niños que esperaron para obtener la recompensa se habían convertido en adultos más exitosos que los niños que habían engullido sus marshmallows inmediatamente.

Joachim de Posada, un reconocido orador motivacional que ha hablado antes miles de empresarios, ejecutivos y atletas profesionales en todo el mundo, tomó muy en cuenta esta lección. La “teoría del marshmallow” dio respuesta a un búsqueda de treinta años para encontrar una explicación convincente de por qué algunas personas triunfan y otras fracasan. De Posada estaba convencido de que la diferencia clave entre el éxito y el fracaso no reside tan sólo en el esfuerzo personal ni en una inteligencia superior, sino en la habilidad de demorar la recompensa. Aquellos que son capaces de no comerse el marshmallow enseguida, logran niveles superiores de éxito, mientras que el resto de nosotros, como quien dice, no podemos resistir comernos nuestros marshmallows al instante—acumulando deudas e insatisfacción, no importa cuáles sean nuestras ocupaciones e ingresos. Pero no tiene por qué ser así.

Destacado