Florence Littauer

Extravagante y talentosa, ha enseñado en la universidad Inglesa, ha dirigido comedias musicales, hace como comentarista de moda de Macy's, formó parte del grupo fundador de Teatro de Muelle de Connecticut, y ganó el codiciado premio "Mejor Orador Mujer en Nueva Inglaterra".

Ella entra en cada habitación con un gesto dramático, y es famosa por sus cuentos electrizantes y su humor chispeante. Sin embargo, Florence en silencio recuerda un tiempo cuando las cosas eran muy diferentes. Cuando era una niña a los 13 años de edad, vivió junto con sus padres y hermanos menores en la era de la Gran Depresión. En ese entonces ella sólo llevaba ropa de color gris. "Si sólo tiene unos pocos vestidos", le aconsejaba su madre, “deben ser tan incoloros e insignificantes que la gente no se dará cuenta de que estás usando la misma ropa todo el tiempo". Este fue el consejo prudente de una mujer que trabajó 24 horas al día para sacar adelante a su familia de la Gran Depresión en una ciudad de clase trabajadora de Nueva Inglaterra... pero para Florence, simplemente no era lo suficientemente bueno. Desde entonces Florence se dijo a sí misma que nunca más iba a pasar desapercibida. A los 14 años, hizo una lista de objetivos: obtener educación, ganar dinero, vestir bien, ser popular, casarse.

Diez años más tarde, después de ganar un Torbellino B.A. en Inglés, de comprarse hermosos atuendos, casarse con un hombre de negocios millonario, llamado Fred Littauer en una boda de Cenicienta cubierto por la revista LIFE, y mudarse a Nueva York, parecía que había logrado cada meta en su lista! Pero todavía no era feliz. Después de la luna de miel la vida reveló la personalidad enérgica y entusiasta de Florence y la personalidad exigente y pragmática de Fred, las cuales tenían muy poco en común. Años más tarde, estas mismas diferencias fueron las que inspiraron sus best sellers Después de cada boda viene el matrimonio y Personalidad Plus.

Intentando reavivar su matrimonio, Florence dio a luz a dos hijas y un hijo, pero a los seis meses de edad su hijo menor fue declarado "hopelessly brain-damaged" e institucionalizado. Murió dos años más tarde. En su dolor, Florence y Fred concibieron otra vez, pero su segundo hijo se vio afectado con el mismo misterioso transtorno cerebral. Fue en los siguientes años de oscuridad que Florence cuestionando a Cristo pudo reflexionar: "Tuve que admitir la derrota y llegar a Jesús, que me proveyó del poder transformador que había buscado toda mi vida". La historia de cómo Dios salvó no sólo a Florence y Fred, sino a su matrimonio se ha convertido en una plataforma extraordinaria para el ministerio, que se puede encontrar en los geniales libros de Florence.