6 PRÁCTICAS DE PROSPERIDAD

Piensa en alguien que conozcas que sea próspero. ¿Cómo es esa persona? Apostamos que hay ciertos hábitos o prácticas que ella tiene. En nuestra investigación, descubrimos 6 prácticas de prosperidad que encienden el fuego necesario para generar el compromiso, la energía y el valor para producir prosperidad duradera.

Estas prácticas también, por necesidad, son un trampolín hacia el cambio personal al entender que la prosperidad es un viaje interno, que requiere que tengas claridad para saber lo que realmente valoras y que tengas la fortaleza para buscarlo. Las 6 prácticas de prosperidad surgen tras el cuidadoso estudio de miles de nuestras experiencias de entrenamiento más exitosas, las cuales acumulan más de 5 millones de horas de observación en entrenamiento. Al mismo tiempo, hemos estado al tanto del rango de desempeño de nuestros estudiantes más avanzados para evaluar cómo se encuentra su prosperidad en la actualidad, años después de haber comenzado a trabajar con nosotros. Lo que obtuvimos de nuestra encuesta nos sorprendió. Las 6 prácticas de prosperidad predijeron cuáles estudiantes llegaron a la cima y prosperaron en entornos retadores.

Los estudiantes que siguieron esas prácticas tenían la tendencia a ser exitosos. En contraste, los resultados de estudiantes que nunca dominaron las prácticas, tendían a no estar satisfechos, o, si lograban algún grado de éxito, éste era fugaz. La sección principal de este libro dedica un capítulo a cada práctica. En resumen, las 6 prácticas de prosperidad son:

Primera práctica: encuentra tu punto polar™. El punto polar de cada persona es único. Es la visualización de tu futuro, lo que esperas llegar a ser, lograr, aportar, crear. También incluye el papel importante que el dinero jugará en esas aspiraciones. Un verdadero punto polar es claro e irresistible sin ser demasiado restrictivo. Sirve como centro de unión para tus esfuerzos constantes, una meta que te inspire creatividad y un catalizador de la acción de fondo. 

Segunda práctica: vive en tu zona de prosperidad. Cuando tus ganancias están alineadas con tu punto polar, decimos que estás viviendo en tu zona de prosperidad. No hay prosperidad al tener un punto polar que tus ganancias no pueden sostener. Al mismo tiempo, no hay prosperidad si tus ganancias abruman tu punto polar. Vives en tu zona de prosperidad cuando tu punto polar y tus ganancias están en equilibrio. Esto permite una prosperidad sostenible.

Tercera práctica: utiliza tu esencia para obtener ganancias. La prosperidad sostenible fluye de tus talentos y habilidades únicos. Haz un inventario de lo que realmente te motiva. ¿Qué cosas haces que parecen más juego que trabajo? Entre más apalancas la energía que fluye de esa clase de pasión, más grande es la ventaja competitiva que liberas y más satisfactorio será el ingreso. Si tuvieras la opción de estar haciendo lo que anhelas, ¿qué sería? ¿Cómo podrías canalizarlo para desarrollar prosperidad?

Cuarta práctica: comienza con lo que ya tienes. Tienes activos “escondidos” a tu alrededor, esperando ser descubiertos. Nosotros te mostramos cómo encontrarlos y ponerlos en práctica. La búsqueda de prosperidad se alimenta de hacerte consciente de la abundancia que ya tienes, no de la abundancia que crees que te hace falta. Así tu plato sea pequeño, lo importante no es qué tan lleno está al comenzar, sino que no está vacío. Ya sea que comiences con poco o mucho, si haces énfasis en lo que ya posees, seguramente terminarás con más.

Quinta práctica: comprométete con tu camino de prosperidad. Esta es tu nueva vida próspera, tú la has diseñado, el camino está delante de ti. Ahora estás guiado por una dirección clara que, muy en el fondo sabes, es dirigida por tu punto polar. Aplica tus habilidades, recursos y experiencias de vida esenciales, pon señales alrededor de ella y hazte responsable. Algo poderoso sucede cuando decides llevar la vida que realmente deseas.

Sexta práctica: toma acciones de fondo. ¡Ve tras tu meta! Implementa el plan de prosperidad que une tu satisfacción personal con un flujo de ingresos sostenible. Se requiere persistencia al dar este primer paso y el siguiente en el largo camino hacia la prosperidad. No hay esquemas de “hágase rico rápidamente”, sólo la “Ley de la cosecha”. Una nota respecto a la palabra estudiante. En este libro frecuentemente llamamos estudiantes a quienes han hecho parte de nuestros servicios de educación personalizada y entrenamiento.

Usamos el término para referirnos a personas de todas las edades y circunstancias, del pasado y del presente. Este libro no se trata de mejorar tu camino hacia la prosperidad, sino de transformar tus hábitos, actitudes y respuestas. Nuestra meta es cambiar por completo tu mentalidad respecto a lo que es prosperidad, cómo alcanzarla y probablemente más importante aún, cómo sostenerla para que ella te sostenga a ti. La mayoría de personas piensa que la prosperidad es como una tierra distante y exótica que, si eres muy diligente y afortunado, de alguna manera irás a visitar por un momento. Pero si tu meta es hacer tu hogar en la tierra de la prosperidad y echar algunas raíces de verdad, en otras palabras, si estás decidido a ser próspero, entonces sigue leyendo.

Tags