Acompáñeme
en el viaje

Permítame contarle de alguien que actualmente está viajando conmigo en este viaje llamado éxito. Su nombre es Charlie Wetzel; él redacta y hace las investigaciones para mis libros y artículos. Si hace algunos años, usted le hubiera preguntado qué era el éxito, probablemente le habría dicho: «Éxito es encontrar una carrera que disfrutes, en la que puedas progresar y abrirte camino hasta llegar a la cumbre de tu empresa».

Para Charlie, el éxito era un destino, un sitio al que se llega después de dar lo mejor de sí mismo, pero cuyo logro dependía de muchos factores ajenos a su control: circunstancias, políticas de la oficina, oportunidades y suerte. Era un lugar al que esperaba llegar algún día, aunque solo unos pocos lo logran. Y pienso que le hubiera dicho que no estaba muy seguro de algún día poder llegar. Charlie ha estado trabajando conmigo por cerca de dos años y medio, y esta no es la forma en la que ahora piensa sobre el éxito. Ahora lo mira como un viaje, y se considera exitoso.

Ha estado trabajando para cumplir el propósito que cree que Dios le ha dado: ayudar a otros a crecer y a alcanzar su potencial, y lo hace a través de la redacción. Cada día está creciendo y tratando de alcanzar su potencial en términos profesionales, personales y espirituales. Y en el camino, no solo me está ayudando a mí, sino también a todas las personas que leen los libros y artículos. El éxito ya no es una meta futura en la distancia.

Es una realidad presente. ¿Qué cambió para Charlie? Primero, fue su actitud hacia el éxito. Lo mide en forma diferente y trabaja diariamente al respecto. Segundo, ha adquirido muchas de las herramientas que necesita para el éxito, que son los principios contenidos en este libro. Para muchas personas, eso es todo lo que se necesita para ser exitoso. La parte más difícil es comenzar. Por esto le quiero ayudar. He tenido el privilegio de ayudar a Charlie y a

Etiquetas