¡Se feliz!
¡Haz felices a otros!

Para ser feliz, ¡ACTÚA feliz! Así como eres ágil para pensar tu camino hacia una nueva forma de proceder, también tienes la habilidad de proceder en tu camino hacia una nueva forma de pensar. Se entusiasta. Para ser entusiasta, compórtate entusiasta. Sonríete a ti mismo y al mundo.
Con el tiempo experimentarás un sentimiento de gozo interior y entusiasmo que se mostrará sin que tengas que concentrarte en él. La gente reconoce a las personas positivas (y quiere estar cerca de ellas). Este cambio en la calidad de tu vida sucede cuando eliminas los pensamientos negativos y conservas en tu mente pensamientos, experiencias y recuerdos buenos, íntegros, constructivos. Y es sencillo mantener una actitud gozosa porque es tan fácil pensar positivamente como lo es pensar negativamente.

Si tienes que preocuparte, preocúpate positivamente. En su libro éxito de ventas, Psico-Cibernética (Psycho-Cybernetics), el doctor Maxwell Maltz les dice a sus lectores que se "preocupen constructivamente". Dice que preocuparse es pensar en algo que podría salir mal, y que el antídoto

para esta aflicción es fijarse conscientemente en lo que podría salir bien. A continuación hay dos normas sencillas de seguir para afrontar una preocupación constructivamente.

Escríbelas en una tarjeta y llévala en tu bolsillo como tú "prescripción"para las preocupaciones:

  1. El mejor resultado que va a sucederle a mi reto de

_______________________ es __________________________.

  1. Esto podría suceder. Finalmente, es muy posible que _______________________ sin duda podría suceder. 

 

Con frecuencia toma una dosis de optimismo con estas normas. Imagina cómo se vería el desenlace esperado a tu problema. Luego vuelve a repasar mentalmente esos pensamientos, interiorizando gradualmente sentimientos de confianza y valor. Maltz cree que la mente subconsciente no puede diferenciar entre una experiencia real y una imaginaria. Para sacar provecho de esta teoría, él sugiere el siguiente ejercicio: establece un momento definido cada día en el que puedas cerrar tus ojos y soñar despierto acerca de tus metas. Imagina que ya has logrado esos objetivos. Imagina cómo se siente

el haber logrado tus metas, a qué huelen y cómo se ven. Cuando te encuentres teniendo pensamientos negativos, de inmediato date la orden de detenerte. Luego reemplaza esas sombrías imágenes con imágenes mentales de lo que realmente quieres que pase en tu vida. Inténtalo. ¡Funciona!. El maravilloso sentimiento que experimentarás es AMP.

Etiquetas