Cómo romper el patrón de concentrarnos en lo que "no queremos"

Laura Goodrich nos comentá de los origines del Auto Rojo

Mi nombre es Laura Goodrich y me encanta trabajar con personas, equipos y organizaciones a fin de crear una cultura basada en dinámicas efectivas para el lugar de trabajo. Muchas de las empresas con las que he trabajado se encontraban en medio de importantes cambios y disfruté mucho ayudando a que los miembros que las integraban pasaran de la fase de reacción a finalmente verse a sí mismos como parte de la solución. Me encanta ayudarlos a definir su dirección para ir hacia adelante y trazar la estrategia para apoyarlos.

Por medio de estas experiencias, y del proceso de entrenamiento y preparación de cientos de ejecutivos y otras personas alrededor del mundo, he visto el mismo fenómeno una y otra vez: la inclinación natural del ser humano es a concentrarse en lo que no quiere que suceda, en lugar de concentrarse en lo que sí desea. Sucedía con tanta frecuencia que comencé a reconocer el patrón. Cuando le preguntaba a alguien qué era lo que más quería, sin vacilar decía: "Lo que no quiero es esto: no quiero que la gente se vaya justo cuando no debe, no quiero que me dejen plantado en las reuniones, no quiero desperdiciar mi tiempo". Aún después de que de manera directa les hacía ver que sus declaraciones comenzaban con "no quiero" y que les pedía que volvieran a formular sus objetivos haciendo énfasis en términos de lo que "querían", rápidamente volvían a expresar lo que no querían o lo que estaban tratando de evitar.

Cuando las personas cambian intencionalmente su enfoque dirigiéndolo hacia lo que sí quieren, tanto en sus vidas personales como de negocios, empiezan a presentarse eventos sensacionales. Y cuando los empleados, o todo un equipo u organización, suben a bordo y se concentran en lo que sí quieren, los resultados positivos se replican, y los objetivos se hacen más alcanzables.

Lo que por algún tiempo me confundió fue la inquietud de cómo generar ese cambio de concentración en lo que no se quiere y lo que se está procurando evitar para pasar a una mentalidad positiva. Deseaba ayudar a que la gente entendiera cómo:

Resistir la inclinación natural a concentrarse en pensamientos, preocupaciones y temores negativos.

Crear un sentido de consciencia en torno a sus intereses personales, pasiones, fortalezas y valores.

Hacer la conexión entre sus "deseos" personales y profesionales, y los de su equipo y su organización para crear resultados positivos a nivel individual y colectivo.

Había visto lo que sucedía cuando las personas elegían concentrarse en resultados positivos y finalmente tenían éxito al influir en la menta colectiva y los objetivos de equipos y organizaciones enteras.

Mientras reflexionaba sobre esta pregunta, mi asociado Greg Stiever relataba maravillosas y emocionantes historias por medio de su cámara de video. Cuando nos conocimos, Greg tenía 25 años de experiencia como narrador digital y había ganado un Premio Emmy como productor. Yo había pasado toda mi vida frente a la cámara y Greg había sido el profesional detrás de la misma. Cuando comenzamos a trabajar juntos en el año 2007 y dimos inicio a On Impact, descubrimos cómo mezclar nuestros talentos de una forma poderosa haciendo uso de la narración digital para ayudar a que las empresas y organizaciones influyeran en un cambio positivo. El primer resultado de nuestra colaboración es la metáfora de El síndrome del auto rojo, incluida en este libro junto con su conjunto de herramientas de apoyo y actividades que llevan la comprensión a la acción y la acción a resultados. Estamos emocionados de presentar este libro para ayudar a que personas, equipos y organizaciones comprendan estos conceptos y los pongan en práctica hacia su propio éxito personal y profesional.

Fuente: El síndrome del auto rojo de Laura Goodrich (Taller del Éxito 2013)

Etiquetas  Laura Goodrich